Prótesis dental fija o removible, ¿cuál es mejor para mí?

prótesis dental

La falta de piezas dentales, además de la obvia pérdida en la estética de tu sonrisa, puede provocar problemas en el aparato digestivo al impedir una correcta masticación. En la actualidad existen varios tratamientos que te ayudarán a no perder la sonrisa, como es el caso de las prótesis. En este artículo hablamos sobre los tipos que hay y las principales ventajas e inconvenientes de cada una de ellas.

Las ausencias dentales pueden ser motivo de una extracción por parte de un profesional o a su propia caída natural por el mal estado de la pieza dental. Esto puede deberse a diversas causas, como enfermedades periodontales, caries, traumatismos o infecciones tan avanzadas en la pieza dental que el dentista no pueda salvarla por otras vías. Estas ausencias, aunque pueden darse en cualquier etapa de la vida de una persona, suelen ser más comunes en edades más avanzadas.

Existen varios métodos para ayudarte a conservar tu sonrisa, pero hoy nos centraremos en las prótesis dentales. Las prótesis son dispositivos, fijos o extraíbles, que se pueden utilizar para sustituir piezas dentales perdidas. Estas piezas sustitutivas están fabricadas generalmente de porcelana o acrílico y se mantienen unidas gracias a una base acrílica. Gracias a la prótesis dental recuperarás un nuevo aspecto y una nueva sonrisa.

PRÓTESIS DENTAL FIJA

La prótesis dental fija o definitiva, tal y como su nombre indica, se coloca de forma permanente. Puede unirse a otro diente, siempre que los muñones estén fuertes para soportar la carga, o puede ser implantosoportada, es decir, sujeta por implantes.

Estos implantes pueden ser desde una corona unitaria hasta una prótesis fija de arcada completa (6-8 implantes). Son fijados previamente en los maxilares y sobre ellos se atornilla la prótesis. Además de como sujeción, los implantes cumplen la función de raíz natural de los dientes, absorbiendo el movimiento y fuerza de la masticación.

También puede darse la situación de que no haya sujeción ni por dientes ni por implantes, llevando la prótesis dientes pónticos, en lo que se conoce como puente. Es necesario aclarar que, al contrario de lo que muchos piensan, los puentes no son prótesis removibles.

Ventajas

La prótesis dental fija, al permanecer inmóvil en la boca, es la opción más cómoda para el paciente. Además, ésta permite recuperar la total funcionalidad de tu boca por lo que una vez puesta olvidarás de que la llevas, ya que imita muy bien las piezas dentales originales.

Además, la adherencia que se consigue con este tipo de prótesis permite disfrutar del día a día sin preocuparse, como si volvieras a tener tus piezas dentales naturales.

Inconvenientes

Como para cualquier tipo de tratamiento, no todas las personas son aptas para ponerse una prótesis dental fija, por lo que deberá estudiarse cada caso ya que dependerá de la salud del hueso y los tejidos.

Otro inconveniente, o al menos un aspecto menos positivo que en el caso de las prótesis removibles, es que para la colocación de estas es necesaria una intervención quirúrgica y una recuperación posterior, por lo que el proceso es más largo y tiene más riesgos.

protesis-dental-removible

PRÓTESIS DENTAL REMOVIBLE

La prótesis dental removible, es aquella que podemos quitarnos y ponernos tantas veces como queramos. Este es uno de los primeros sistemas de prótesis que apareció y que gracias a los avances actuales han conseguido que ofrezcan un aspecto bastante discreto.

Hemos de añadir que también existen prótesis sobre implantes que son removibles. Reciben el nombre de sobredentaduras y están mucosoportadas e implantoretenidas (se anclan al implante, pero se apoyan en la encía).

Ventajas

En algunos casos, las prótesis removibles están pensadas para personas que están en proceso de hacerse una fija, ya que les sirve como método de transición.

Este tipo de prótesis son más económicas que las anteriores, y además, constituyen una buena alternativa para aquellas personas que, por determinados motivos, no sean aptas para una fija.

Las sobredentaduras, citadas anteriormente, presentan la ventaja de que requieren un menor número de implantes, por lo que también están asociadas a una menor inversión económica.

Inconvenientes

La prótesis removible deberás quitartela unas 3 veces al día ─tras cada comida─ para limpiarla, al igual que cuando te cepillas los dientes. Esto puede resultar un tanto incómodo, ya que no es lo mismo cepillar los dientes en la propia boca que fuera de ella.

Además, tampoco es recomendable dormir con ella, ya que los tejidos sobre los que se apoya necesitan descansar, por lo que deberás quitártela durante la noche.

Otro de los inconvenientes que presenta las prótesis removibles es que no acaban de recuperar la fuerza original de la mordida. Además, suelen ser menos estéticas que las fijas, aunque cada vez están consiguiendo unos mejores resultados con ellas.

Para elegir la prótesis que mejor se adapte a tus necesidades, la mejor opción es dejar que un profesional evalúe tu caso y te recomiende la alternativa más adecuada.

Lo que debes saber, es que lleves la prótesis que lleves, acostumbrarte a ella llevará su tiempo, por lo que necesitarás un periodo de adaptación. Pero lo más importante es que ambos tipos tendrán un impacto positivo devolviendote tu sonrisa y ayudándote a sentir bien de nuevo. Sin duda, te devuelven calidad de vida.

0 comments on “Prótesis dental fija o removible, ¿cuál es mejor para mí?

Deja un comentario